como plantar y cuidar tus semillas

Para que germinen la mayor cantidad posible y así poder recuperar la mayor cantidad posible de bosques.

activar la tierra

Las pastillas de tierra prensada que has recibido están diseñadas para facilitar el germinado de las semillas de árbol.

Para activar esta tierra, tan solo tienes que ponerla en un vaso con un poco de agua fria durante 15 minutos, esta pastilla se hidratará y recogerá todo el agua que necesita.

Después solo tendras que dejarla un par de minutos entre tus dedos para que suelte el exceso de agua, (sin presionarla), y ya podrás colocarla en el semillero que te hemos entregado.

Si por algún motivo la tierra de la pastilla no cubre completamente el semillero, por favor añade un poco de tierra debajo de la tierra recibida y un poco encima hasta que llegue casi hasta el borde del semillero y aprietala fuerte.

Semillero

 

Nuestros germinadores

Los semilleros o germinadores que entregamos en cada bolsa de el Proyecto Ecoescuela, son 100 % ecológicos y biodegradables y es por este motivo que una vez las semillas del árbol han germinado, ya pueden plantarse en un macetero mayor, plantandose con el propio germinador que una vez enterrado y con el agua del riego se descompondrá.

Una vez replantado, pasaremos de regar con un cuarto de vaso de agua a un vaso completo una vez por semana, siempre que el nuevo macetero tenga unas dimensiones de unos 15 cm. de diametro, lo importante es que la tierra esté humeda pero no encharcada.

Semillas de pino

Plantar una semilla de pino es muy sencillo, una vez que ya tienes la tierra hidratada y colocada  en el semillero o germinador, debes hacer un orificio en el centro de la tierra de unos dos centimetros de profundidad, poner dentro dos semillas de pino y el hongo micorricico, (ese polvo gris que viene junto a las semillas) y cubrirlo todo de tierra apretando con fuerza, pero sin romper el semillero.

Como la tierra está muy húmeda por estar recien hidratada, no rieges el semillero hasta pasado una semana, pasado ese tiempo riegalo hasta que las semillas germinen solo con un cuarto de vaso de agua una vez por semana.

Semillas de fresno

Plantar una semilla de fresno es un poco más complicado pero tampoco tiene ninguna dificultad:

En primer lugar tenemos que colocar dentro de un vaso con agua fria las 3 semillas que habeis recibido y dejarlas entre 24 y 48 horas dentro.

Una vez pasado ese tiempo, hidratamos la tierra como hemos explicado más arriba, hacemos un orificio y plantamos de forma horizontal las semillas, (la parte más larga acostada), las tres juntas o muy poco separadas, cubrimos de tierra y apretamos con bastante fuerza pero sin llegar a romper el germinador.

Como la tierra está muy húmeda por estar recien hidratada, no rieges el semillero hasta pasado una semana, pasado ese tiempo riegalo hasta que las semillas germinen, solo con un cuarto de vaso de agua una vez por semana, una vez haya germinado ya podrás replantarlo en un macetero mayor y pasar de un cuarto de vaso de agua a un vaso y medio por semana, (en pleno verano un poco más), siempre para que la tierra esté humeda pero no encharcada.

En verano

En verano debes regar más el semillero, incluso en épocas de mucho calor, casi a diario.
Es muy importante que no le de el sol directo durante todo el día, por lo que es preferible que busques un sitio que tenga bastante sombra.

Una vez las semillas hayan germinado, tienes que replantar todo, con el semillero incluido y sin sacar la tierra del mismo, una vez enterrado, con el riego se descompondrá y dejará libres las raices para que sigan creciendo.

La tierra intenta que esté siempre húmeda pero no encharcada por lo que puedes regar dos veces por semana con un vaso de agua completo.

Si te vas de vacaciones, podrás hacer un sistema de riego automático de mil maneras distintas, búscalo en internet y sin ningún coste podrás crear un sistema que mantenga la humedad de la tierra de tu árbol.